Archivos para 7/05/10

Sobre investigaciones sin sentido

Un nuevo y esclarecedor estudio de la universidad de Conecticcut Valencia afirma que las mujeres lindas son perjudiciales para la salud de los hombres. Delirante como pocos estudios serios leidos por mi persona que no entiende un joraca de ciencia, cortisol u hormonas, me pregunto:

-¿Inventaron un lindometro, bellezometro o algo así? veamos, lo que a mí me parece atractivo puede ser horrible para otra persona y viceversa. Se me viene el ejemplo de Helen Hunt, nombrada en algún momento como una de las mujeres más lindas del mundo -muy noventoso, I know- y a mí no se me viene a la cabeza mina más insulsa. La belleza es totalmente cultural y subjetiva, señores científicos.

“(…)El estudio fue realizado después de medir los niveles de cortisol de 84 hombres mientras intentaban resolver un sudoku.

Los científicos descubrieron que si la mujer que se encontraba con el hombre en la habitación era atractiva, los niveles de cortisol en sangre del sujeto de estudio aumentaban considerablemente hasta que ésta salía de la sala, cuando recuperaban los valores iniciales.(…)”

-Ya a priori la resolución de un sudoku no tiene ningún aspecto interesante o estresante, por lo tanto la sola presencia de Gladys Florimonti serviría como disparador de Cortisona.

Los autores del estudio, publicado en el diario Telegraph , concluyeron entonces que los hombres, en presencia de una mujer hermosa, piensan que deben intentar conquistarla, lo que genera una situación estresante para ellos.

No sé cómo pensará esta gente, o de qué vivirá -de hacer investigaciones sin sentido y venderlas al diario La Nación, obviamente- pero tras una larga investigación basada en entrevistas a especímenes del sexo masculino, llegué a la conclusión de que el concepto de stress pocas veces se relaciona con una mujer.

Entonces el concepto de belleza es salud vendido por todas las campañas de productos para la mujer no es del todo cierto!

Oh, creo que estoy sufriendo un infarto! es por mi cotizazazarazazona elevada. Vayase señorita