Archive for the ‘ La oficina ’ Category

La explicación científica a la estupidez

Solo en la oficina, con poco para hacer y sin ánimo de hacer mucho tampoco. Mi jefe se tomó las vacaciones y parece que mi única compañía será la odiosa impresora de formulario continuo (ya estoy dudando de la teoría que dice que no existe el movimiento continuo, la verga esta no para más). Abro clarín y encuentro lo que parece una nota de verano más: Sostienen que estar enamorado más de seis meses puede ser patológico.

Es una explicación medianamente científica a algo que la mayoría no puede entender, y me incluyo. El 14 de Febrero se festeja el día del idiota. Cambiamos visiblemente la forma de ser cuando estamos con alguien (y sentimos algo más que calentura por esa persona, claro está). Cambiamos la forma de hablar, vamos al cine a ver películas que ni siquiera bajaríamos en Taringa. Bancamos cosas que en otra situación nos exasperarían  No llegué a festejar el día de San Valentín porque tuve un dejo de lucidez

(…) El psiquiatra –Hagop Akiskal– hizo estudios en personas enamoradas y encontró que los niveles de serotonina, que es un neurotrasmisor en el sistema nervioso, eran similares a los de pacientes con desorden obsesivo-compulsivo (…). Eso lo explica todo, también el dolor ante la ruptura de esa relación aunque un mes después uno se pregunta qué mierda hacía ahí.

Raymond y el personaje de Jack Nicholson en As good as it Gets no eran un tipos con multiples TOC, estaban enamorados, ahora que lo pienso.

Anuncios

Hangover

Dice la sabiduría popular que el dolor de cabeza y cuerpo en general que acontece luego de tomar alguna copilla de más es la manera que tiene el cuerpo de decir que está bajando el nivel de alcohol en sangre. Basicamente, es síndrome de abstinencia.

Dice la sabiduría popular que la mejor forma de quitar la resaca es equilibrando el nivel de alcohol en sangre, no permitiendo su descenso brusco. Como las sangrías no son práctica habitual en estos tiempos, la otra forma de dar equilibrio al organismo es suministrando más alcohol.

Pero si se ingiere alcohol el cuerpo volverá a manifestar el síndrome de abstinencia, lo que lleva al primer punto inevitablemente y todo vuelve a empezar otra y otra vez.

Calavera no llora dice Manu Chao, asique me la voy a tener que bancar. Además no está bien visto que tome una cerveza en la oficina.

Sobre como describir mi trabajo

Trabajar en verano hace que me  identifique con Chandler Bing. No es que esté completamente al pedo -aunque pueda actualizar esto de vez en cuando-, es dificil de explicar

El River-Boca de la sintaxis

Se llama dequeísmo al uso indebido de la preposición de delante de la conjunción que cuando no está exigida por ninguna palabra del enunciado. Por ejemplo, yo pienso de que el equipo jugará un gran partido mañana. El queísmo es la supresión indebida de una preposición (casi siempre de) delante de la conjunción que, cuando la preposición sí se exige por alguna palabra del enunciado. Por ejemplo, me alegro que me inviten a desfilar por la pasarela.

(…)La hipótesis es que por cada futbolista enrolándose al dequeísmo, hay una modelo afiliándose al queísmo, y que estas inscripciones corresponden a adscripciones socioculturales bien delimitadas: que, en Argentina, el dequeísmo es una maña desapercibida para sus practicantes, pero no para otros miembros de la comunidad, quienes, en su esfuerzo por distanciarse del dequeísmo, sientan las bases del cada vez más arraigado queísmo. Típico caso de ultracorrección: Este tipo es un nabo y toma el té haciendo ruido de sorbete, pero yo no haré ruido y hasta levantaré el dedo meñique al sujetar la taza. Mal, una cosa y la otra. Hacer ruido de sorbete y levantar el dedo meñique. Sea por ignorancia, sea por esnobismo, el resultado es el incumplimiento de una cláusula, de una regla.

Cuando uno escucha a un futbolista, en una entrevista, diciendo “yo pienso de que…”, no sólo repara en el desliz gramatical, sino que intuye que esa falla es increíblemente evidente para cualquiera que la oiga, excepto si es futbolista. Hay cierta replicación socioprofesional en el error (cuando Riquelme habla de sí mismo en tercera persona no es porque oyó a sus profesores de metafísica o cálculo numérico hablando así, sino porque oyó a otros futbolistas), y quizás por eso resulte tan evidente para quienes no pertenecen a ese grupo socioprofesional.

Las reglas son relativamente sencillas, pero personalmente suelo complementarlas con un método todavía más sencillo: ver si se oye bien. Por ejemplo, en general recuerdo que no hay que anteponer la preposición “de” a una oración subordinada sustantiva de sujeto (“Me preocupa de queno haya llamado todavía”, cuando lo correcto es: “Me preocupa que no haya llamado todavía”), pero también que algunos verbos, usados en forma pronominal, exigen el complemento precedido de la preposición “de” (“Me preocupo de que todo esté en orden”, contra el erróneo: “Me preocupo que todo esté en orden”). (…)

Extraido de aca

Ligero atraso

Primero de febrero, treintaiún días ya pasaron, y la gente sigue diciendo feliz año. Vuelvo a preguntarme cuando caduca esto del saludo.

Yo soy un antisocial que le da como cosa saludar a la gente despues del 5 de Enero?  

La gente esta no tiene noción de la fecha, por lo de las vacaciones?

Disculpe la molestia

Hace calor, no hay aire acondicionado. Por consiguiente un ser humano normal transpira. Pero señor, ¿es necesario estar técnicamente bañandose en el baño público? Encima mira con cara de culo como pidiendo privacidad. Es un baño público  en el sentido de lugar para hacer lo primero y los más arriesgados/apurados lo segundo, no en el sentido que se le daba en la antigua Roma.

Gracias

La fiesta interminable

La navidad, además de ser una fecha que el 70 % de la gente odia, parece ser interminable. Hoy, 30 de Diciembre, recibí el cordial saludo, en el trabajo. Ya pasaron 5 días. ¿No expira nunca la cortesía? ¿hay que ser careta y decirle a todo el mundo el famoso “quelapasesbiencontodostusseresqueridos”?. I know, es una convención social. La gente saluda a otra gente en estas fechas, más que nada para no sentirse incómoda. Pero insisto, hasta cuando voy a tener que saludar a la gente? Para año nuevo no me saqué las vacaciones, asique hasta masomenos el 15 de Enero voy a repartir “feliz año nuevo”.