Sobre la necesidad de sentirse parte

Suele suceder que a falta de logros individuales importantes, la gente se identifique con victorias ajenas. Logros colectivos si se quiere. No creo equivocarme – y si me equivoco tampoco voy a ser colgado, by the way esto es un blog nada más-  si digo que el 80 % de la gente que vio la entrega de los Oscar lo hizo porque había una película argentina en el medio y no tiene interés en el cine.

Ahora todos están felices ¡¡¡ganamos un Oscar!!!. ¿Vos estuviste en la película? ¿Usted, señora el bigote de Franchela dibujado en la remera, fue extra en la escena de la cancha por lo menos?  A no ser que me esté leyendo gente del INCAA, Ricardo Darín o Pablo Rago, me arriesgaría a decir que no están hablando con mucha propiedad cuando dicen que ganaron un Oscar.

Pasa lo mismo en muchos otros aspectos. Quizás yo sea el inadaptado que no entiende nada, pero cuando Gimnasia gana o pierde – o pierde o pierde o pierde- siento alegría o tristeza según el caso mas no me siento parte del resultado a pesar de ir a la cancha. ¿Qué misteriosa fuerza hace que se sientan partícipes del logro? Digo, está muy bueno que se reconozca una muy buena película y alegrarse. Pero de ahí a decir “ganamos el Oscar” hay una gran distancia.

Anuncios

Después decís que no te cuido

Después de que la ciencia se encargó de mitificar de todas las maneras posibles en contra del sexo, en este blog encontraron una investigación que hace todo lo contrario. Gracias a Buda, Alah, Jehova o quien crea el lector que mueve sus hilitos desde allá arriba, la ciencia hizo algo por la humanidad.

Notas como ésta o la otra (citan las dos el mismo informe científico de la Universidad de Seattle, pero no hablan de su mal manejo de las estadísticas para apoyar una hipótesis) muestran el perroviejismo de estos científicos. Encerrados en sus laboratorios no tienen acceso al sexo, pero hacen lo posible para que nadie lo tenga tampoco.

El hecho es que éste informe tira a la mierda al otro, o por lo menos le doy más credibilidad. Quizá porque los médicos están completamente comprometidos con la causa:

“Only with regular occurrence will your chances be reduced, so I encourage all women out there to make fellatio an important part of their daily routine,” said Dr. Helena Shifteer, one of the researchers at the University. “Since the emergence of the research, I try to fellate at least once every other night to reduce my chances.”

Ya lo dijo el Diego en su última aparición menemista: que la sigan chupando!!!

Y no tiene nada que ver con lo anterior, pero felíz día a todas las mujeres.

Revelación

Ya me parecía que cada vez tengo menos tiempo para terminar las cosas, es una buena excusa por lo menos.

Sobre los peligros de guardar mails para la posteridad

Sigo sólo en el trabajo, cada vez más identificado con Chandler Bing y con menos onda que Juan Román Riquelme comentando un partido de  Curling. Supongo que se me pasará en algún momento, cuando duerma.

También supongo que ver un archivo de Gmail que hace rato no ojeaba me juega en contra. ¿Hasta qué punto es sano guardar esas cadenas interminables de mails? ¿No puedo, como una persona normal, tratar de dormirme viendo Lost (poneeele)?

El problema es dormirse después de indagar el pasado cercano. Si hubiera hecho A en vez de B hubiera sido distinto. Si C en vez de B cuando ella hizo A la cosa seguiría bien. Así, me vi encerrado en un Trilema de Münchhausen, ya que de todas formas el final está puesto y mucho no puedo cambiar.

Voy a seguir guardando esa carpeta, aunque evitaré leer su contenido a fin de poder dormir en paz. De los errores se aprende dijo el baterista de Callejeros. También puedo adaptarla como guión para una película. “Cómo perder una chica en 2 días, recuperarla y volver a perderla 25 veces”, se llamaría.

Hace rato quería hablar del Trilema de Münchhausen y no encontraba una forma de meterlo sin que quede descolgado.

Sobre la falta de incentivos en una promoción

Ya bastaaaante boluda era la idea de Axe de hacer un desodorante que cambia de olor ¿? Bastante pelotuda es la idea de la campaña, “las mujeres se aburren facilmente”… convertite en un esquizofrénico o divertila cambiando de desodorante.

Aver si entendí:

-¿Pancho Dotto es una especie de Hugh Hefner, sólo que vive con minas un poco insulsas en un departamentito?

-¿Qué me gano si participo? ¿El auto de Pancho? ¿El departamento? ¿Amueblan mi casa como la del señor Dotto? ¿Desodorante gratis por un año? Nonono, me gano el premio más importante después de los punky peluches de Frigor, ir a pasar el día intentando entretener a 12 minas aburridas que estan ahí porque les pagan.

La explicación científica a la estupidez

Solo en la oficina, con poco para hacer y sin ánimo de hacer mucho tampoco. Mi jefe se tomó las vacaciones y parece que mi única compañía será la odiosa impresora de formulario continuo (ya estoy dudando de la teoría que dice que no existe el movimiento continuo, la verga esta no para más). Abro clarín y encuentro lo que parece una nota de verano más: Sostienen que estar enamorado más de seis meses puede ser patológico.

Es una explicación medianamente científica a algo que la mayoría no puede entender, y me incluyo. El 14 de Febrero se festeja el día del idiota. Cambiamos visiblemente la forma de ser cuando estamos con alguien (y sentimos algo más que calentura por esa persona, claro está). Cambiamos la forma de hablar, vamos al cine a ver películas que ni siquiera bajaríamos en Taringa. Bancamos cosas que en otra situación nos exasperarían  No llegué a festejar el día de San Valentín porque tuve un dejo de lucidez

(…) El psiquiatra –Hagop Akiskal– hizo estudios en personas enamoradas y encontró que los niveles de serotonina, que es un neurotrasmisor en el sistema nervioso, eran similares a los de pacientes con desorden obsesivo-compulsivo (…). Eso lo explica todo, también el dolor ante la ruptura de esa relación aunque un mes después uno se pregunta qué mierda hacía ahí.

Raymond y el personaje de Jack Nicholson en As good as it Gets no eran un tipos con multiples TOC, estaban enamorados, ahora que lo pienso.

Descarga dominical

Todo lo que se hace masivo tiende a morirse lentamente. Sea por estancamiento, sea porque ya no puede usarse como herramienta para diferenciarse de la gente. Tendemos a buscar individualidad, tener lo que ninguna otra persona tiene. Creernos precursores aunque copiemos ideas de otro lado. Tengo la ligera idea de que la web 2.0 está llegando a su fin, por saturación de usuarios.

Con el fotolog el anonimato comenzó a perderse. Tibiamente entró en Argentina y en unos meses se convirtió en uno de los paises con más usuarios. Se podían encontrar páginas dedicadas a alimentar el ego de sus dueños, algunas que simplemente posteaban fotos de la red con epígrafes que intentaban ser audaces o divertidos. Las había hasta dedicadas a la política, pero todas compartían un objetivo: llenar el post de firmas. No importaba demasiado el contenido, menos si el comentarista era conocido o un simple transeunte en nuestro espacio. La trascendencia de la moda fue tan grande que los medios se hicieron eco de las guerras floggers, hasta Guillermo Andino se horrorizó con los informes de lo que hacían las chicas de 15 años con su cuenta -siempre que me topo con ese hombre en la tele está horrorizado por alguna noticia. Le da igual el auge de Fotolog, la pandemia de la gripe A o el aparente embarazo de Victoria Vanucci luego de su separación del ogro Fabbiani-

La mudanza a los blogs era cantada. Quienes buscaban expresarse con fotos buscaron la forma más parecida de seguir haciendolo sin perder de vista su necesidad de masividad, para que todos vieran lo que hacen. Mudaron contenidos como se mudarían de casa. La diferencia es que cuando alguien se muda tiene en cuenta a qué lugar lo hace, los vecinos que tendrá y busca adaptarse de alguna manera aunque no espere parecerse completamente al resto.

Y todo lo anterior era simplemente para decir que me cansé de los floggers con blog.Van a hacer que el blog desaparezca.

Me cansan los comentarios estilo pasate, me paso, te pasas?

Me cansa el exceso de información, esa necesidad de hacer un diario íntimo pero público.

Quizá por eso este blog no es muy popular que digamos.

Y no sean caretas